top of page
  • Foto del escritorDakila News

Sequia en la Amazonía: Comprender las causas e impactos generados

En los meses de septiembre y octubre, los acontecimientos de El Niño y el aumento de la temperatura del océano Atlántico provocaron una extensa y prolongada sequía en la región amazónica impactando los tres pilares de la sostenibilidad.


La cuenca hidrográfica de la Amazonía es la más grande del mundo y representa el 20% del agua dulce de la Tierra, aun así presenta fenómenos de sequía e inundación cíclica. Por lo general, el período de lluvias en esta región se extiende de noviembre a marzo, y el período de sequía ocurre entre los meses de mayo y septiembre. Teniendo como meses de transición abril y octubre.


A pesar de estar en un mes de transición, algunos factores han intensificado el período de sequía este año, como por ejemplo: el efecto de El Niño y el atípico aumento de temperatura en el Océano Atlántico. De los 62 municipios de Amazonas, solo tres no están en estado de emergencia. Además, 38 ríos de esta cuenca están pasando por la sequía y la mayor preocupación está en los tres grandes ríos: Madeira, Negro y Solimões.


El río Madeira tiene 1,5 mil kilómetros de extensión de agua, los cuales han sido reemplazados por un paisaje similar al desierto. Debido a esta caída expresiva en el nivel del río, la central hidroeléctrica Santo Antônio, ubicada en Rondônia, estuvo paralizada durante dos semanas.


El río Negro es el séptimo más grande del mundo en términos de volumen de agua y presentó su registro más bajo el 16 de octubre con un caudal de 13,59 m. Aunque se trata de una cifra alarmante, en el 2010 el río alcanzó un punto bajo similar de 13,63 m.


Antes de la sequía actual, el río Solimões también presentó su nivel más bajo en 2010 con el registro de 3,92 m, en este mes de octubre registró fue de 3,61 m según datos del SGB (Servicio Geológico de Brasil). Aunque el río Solimões nace en Perú, recorre 24 ciudades en el estado de Amazonas. En Manaus tiene lugar el Encuentro de las aguas, donde se une al río Negro dando forma al río Amazonas.


CAUSAS


Esta cascada de acontecimientos se debió principalmente al fenómeno cíclico de El Niño y la singular elevación de la temperatura del Océano Atlántico.


Desglosando estos eventos, se entiende que El Niño es responsable del calentamiento anormal de las aguas superficiales del Océano Pacífico. Este desequilibrio de temperatura afecta directamente a los regímenes de lluvia alrededor del planeta, incluso en la región amazónica, donde se produce una reducción de la humedad y la escasez de lluvia.



Aunque se considera un calentamiento anormal, este fenómeno ocurre cada dos y siete años y se alterna con La Niña, un evento que enfría el océano. La directora sustituta del CEMADEN (Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales), Regina Alvalá también señala que “En términos generales, existe el transporte de humedad por los vientos, especialmente en la región sur de Sudamérica. Con más vapor de agua en la atmósfera, hay más lluvias en la región sur de Brasil y, en consecuencia, menos lluvias en el norte del país ”.


Al igual que El Niño, el aumento de la temperatura en el Océano Atlántico también redujo la acumulación de lluvia de esta región. Dado que muchos están atribuyendo esta sequía al cambio climático causado por el hombre, el investigador y meteorólogo Giovanni Dolif afirma que aún no es posible realizar tal asociación.


Sin tener en cuenta los eventos cíclicos y naturales de esta región, existen algunos factores que contribuyen a una amplificación de esta sequía y sus impactos. Entre ellos podemos mencionar la creciente deforestación, que influye en el aumento de la temperatura y limita la capacidad de regulación climática y retención de humedad en el bosque. Esto se debe a que un número reducido de vegetación incita en un área más pequeña de evapotranspiración, un proceso crucial en el equilibrio hídrico.


Otro factor clave, especialmente en esta región, es la construcción de centrales hidroeléctricas. Las plantas de Jirau y Santo Antônio están presentes en el recorrido del río Madeira, y solo por el hecho de que existen hubo una desviación del flujo hídrico interrumpiendo todo el ciclo hidrológico natural de la cuenca.


La unión de todos estos factores ocasionó este intenso período de sequía en la región Norte, que impactó en aspectos sociales, económicos y ambientales, también conocidos como los pilares de la sostenibilidad.


IMPACTOS AMBIENTALES


Observando los impactos ambientales directos, podemos citar la muerte de la ictiofauna y los delfines, además de la pérdida de vegetación seguido por una susceptibilidad a los incendios.


Además de los miles de peces muertos que fueron avistados flotando en la superficie de las aguas, fueron encontrados muertos alrededor de 140 delfines de diferentes especies, según el Instituto Mamirauá. Siendo que la experta en mamíferos acuáticos Miriam Marmontel dice “Es algo que nunca se ha visto antes, incluso en otras sequías extremas y que no se tiene noticias en otros lugares o con otras especies”. A pesar de estar correlacionados, las causas de las muertes de estos delfines todavía se están analizando.



Los datos indican que al menos 690 km de vegetación están comprometidos, este hecho colabora con la propagación de incendios intencionales. Este factor se sintió principalmente en Manaus, a finales de septiembre, cuando la ciudad fue infestada por nubes de humo, que según la métrica del Selva (Sistema Electrónico de Vigilancia Ambiental) alcanzó un pésimo nivel de calidad del aire.



La ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático habló sobre este episodio en Manaus, afirmando que “Hay un cruce de factores. El primero de ellos es la gran sequía provocada por El Niño que se agrava por el cambio climático; materia orgánica seca en gran cantidad; y fuego en propiedades privadas y dentro de áreas públicas de forma criminal ”.


IMPACTOS SOCIALES


Este evento de incendios no solo afectó al medio ambiente sino también a toda la población local, los datos indican que Manaus alcanzó una concentración de 499ug / m3 de material particulado en el aire, y según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el valor recomendado es de 5ug / m3. Como consecuencia de la mala calidad del aire en la ciudad, varias escuelas cancelaron clases externas, como educación física, aconsejaron el uso de máscaras y aceptaron ausencias.


Además, varias comunidades que necesitan de los ríos y sus afluentes se encuentran aisladas sin agua filtrada, alimento e incluso combustible. Como consecuencia de este aislamiento, muchos niños están a más de un mes sin ir a la escuela.


En la capital de Acre, alrededor de cuatro mil familias dependen de camiones cisternas para el suministro de agua potable de la misma manera que ocurre en la región noreste del país.


El pescador y agricultor Raimundo Bezerra de Amaral, vive a orillas del arroyo Paranã de Tefé, afirma que “En 2010 fue peor en el sentido de no haber quedado nada de agua, ni siquiera para bañarse. Ahora tenemos un filete, para el baño y para los animales. Pero en 2010, fueron 25 días así. Ahora ya son 40 ”.



IMPACTOS ECONÓMICOS


Además, existen los problemas económicos, principalmente dirigidos a los pequeños productores. Por ejemplo, el gobernador del Amazonas, Wilson Lima, diagnosticó que más de 112 mil pescadores se verán perjudicados en esta sequía.


A partir de esto, muchas familias recurrieron a la agricultura, pero el clima tampoco favoreció esta práctica. El agricultor José Veloso Macedo informa “plantamos hortalizas y verduras. Con la sequía, nada fue bueno. Tiramos agua y no es bueno. La sandía murió toda. Lo que resistió fue el maxixe, los frijoles, el plátano y un poco de cebollita ”.


Otro gran impacto fue en el transporte de productos y la suspensión de la hidroeléctrica de Santo Antônio, citada anteriormente. Según Luís Fernando Resano, director ejecutivo de Abac (Asociación Brasileña de Armadores de Cabotaje), más del 60% de lo que se transporta en el curso del río Amazonas ya no podrá ser transportado durante este período.


CONCLUSION


A pesar de que el período está marcado por la extrema dificultad e impactos, el río Madeira señaló una subida de 30 cm, en Humaitá. En Perú, en Tabatinga, ciudad cercana a la fuente del río Solimões, ya ha comenzado a marcar una subida en su nivel de agua. Este aumento es capaz de reflejarse en otras regiones, como el río Negro, que obtiene el 70% de agua del río Solimões. Sin embargo, la subida prevista para los demas ríos es más lenta, ya que la investigadora del SGB, Jussara Cury, pronostica que esta subida no se sentirá hasta noviembre.


A pesar de todos los impactos descritos sobre los pilares de la sostenibilidad, este período de sequía han mostrado algunos puntos positivos para el ámbito arqueológico.

Con la bajada del río Negro, se revelaron nuevas imágenes en el sitio arqueológico Lajes, que se encuentra entre el encuentro de las aguas del río Negro y Solimões. El sitio existe desde 1968, pero la última vez que el nivel de los ríos permitió la visualización de grabados como este fue en 2010.


Estos nuevos grabados se están analizando, incluyendo, su similitud con otros registros en Itacoatiara, sugieren que datan del primer milenio después de Cristo. Los residentes de la región también informaron que estos bloques de piedras, donde están los grabados, hacen referencia a las ruinas de una antigua civilización. (Link: https://vm.tiktok.com/ZMjpkYLEB/)


Referências:













ความคิดเห็น


bottom of page